Durante décadas, la imagen proyectada desde películas y programas televisivos, acerca de la conducta de los tiburones (por lo general concebidos como “los temibles asesinos de los mares y como